El PSOE de Felipe González. La transformación del partido

Autor: 
Abdón Mateos (CIHDE - UNED)

 

"Realizado en el marco del Proyecto del Ministerio , "Historia del PSOE: construcción del partido y reformismo democrático, 1976-1990", HAR 2012-34.132

Martes, 5 de Febrero 2013, 18.30hrs.
Sala 515b, Departamento de Historia Contemporánea de la UNED
Edificio de Humanidades, planta 5ª
C/ Senda del Rey, 7. Madrid
 
A finales de 1982, el PSOE, liderado por Felipe González desde hacía apenas ocho años, alcanzaba, por primera vez en su centenaria historia, el poder político en solitario. La formación política que había heredado el joven líder socialista sevillano poco antes de la muerte de Franco partía de un modelo de partido altamente centralizado que contaba con unos cuatro mil afiliados y, aunque en el momento de la ansiada victoria electoral había superado la barrera de los cien mil militantes, la relación con el número de votantes que le habían dado 
su apoyo era de un afiliado por cada cien electores, quizá la más baja de toda Europa. 
En efecto, mientras que en Austria había un afiliado por cada diez votantes y en Bélgica un militante socialista por cada veinticinco electores, la relación entre militante y votante española parecía hacer inevitable la transformación del modelo histórico de partido de clase, de organización  bloque de cemento, en un nuevo tipo de partido institucional y parlamentario  electoral. No en vano, se atribuía al poderoso Vicesecretario general, Alfonso Guerra, la frase de que prefería un minuto de televisión a  mil nuevos afiliados y, desde el mismo momento de la muerte del dictador, Guerra había puesto en funcionamiento un Instituto de Técnicas Electorales, que sería apoyado generosamente por la socialdemocracia alemanacuando casi nadie pensaba todavía en afrontar citas electorales sino en los retos de salir al espacio público desde la semiclandestinidad. [...]